LOS ULTIMOS AÑOS

EL TIPO 60

En 1932 aparece el tipo 60 cuyo diseño no era de Birkigt sino del ingeniero Burdín (proveniente de Skoda). El diseño del motor era totalmente nuevo, con eje de levas lateral y válvulas en culata mandadas por empujadores y balancines de 6 clilindros en línea y 3 litros de cilindrada. Este es el único modelo producido por Hispano-Suiza con conducción a la izquierda. En el escudo del coche, la bandera española era ya la republicana, con sus colores rojo, amarillo y morado. En Francia, sin embargo, la bandera roja y amarilla seguía adornando los radiadores de los modelos producidos allí. Tras la guerra civil los propietarios de estos coches repintaron de rojo la banda morada.

Hispano-Suiza T-60 RL Coupe de Ville (1934)

Hispano-Suiza T-60 Coupé de Ville (1934)

En 1934, para abaratar el precio de venta, el tipo 60 es sustituido por el tipo 60 RL y RLA (RL alargado) con bloque de fundición en lugar de aluminio y con componentes auxiliares importados como las ruedas de chapa estampada. En este y en otros aspectos el RL significó un paso atrás como en el uso de amortiguadores de fricción en lugar de los hidráulicos del T-60. Para modernizar su diseño estético, llevaba un radiador más adelantado, con una ligera inclinación y en forma de V que, además, mejora su aerodinámica. Ambos coches tuvieron buena acogida pero eran modelos de un nivel inferior al de los vehículos de años atrás.

Hispano-Suiza T-60 RLA Berlina Capella (1934)

Hispano-Suiza T-60 RLA Berlina Capella (1934)

Hispano-Suiza T-60 RLA Berlina Capella (1934)

Hispano-Suiza T-60 RL Berlina (1936)

Hispano-Suiza T-60 RL Berlina Capella (1936)

Hispano-Suiza T-60 RLA Berlina Chapron (1936)

Hispano-Suiza T-60 RLA Berlina Chapron (1936)

EL TIPO K6

El Hispano-Suiza K6 sucedió al T-46 (H6B) y al T-64 (Junior) en 1934, estaba dirigido a clientes de alto copete que querían adquirir un vehículo menos prestigioso que el J12. Sus seis cilindros y 5 litros le permitían alcanzar una velocidad de 135 Km/h con un confort y un refinamiento en todos los órdenes dignos de la tradición Hispano-Suiza. Este modelo, cuyo proyecto se denominó T-70, fue el último automóvil desarrollado por Marc Birkigt, la novedad estaba en el motor, con la misma técnica del T-68 (J12) pero con la mitad de cilindros. Durante su breve vida comercial (1934-1936) llegaron a fabricarse más de 200 ejemplares. El general francés de Gauelle fue uno de los afortunados propietarios de un K6.

El coupé de las siguientes imágenes ha sido utilizado por la familia de Damián Mateu y actualmente pertenece a sus herederos: Grupo Peralada.

Hispano-Suiza K6 Coupé Van Vooren (1934)

Hispano-Suiza K6 Coupé Van Vooren (1934)

Hispano-Suiza K6 Coupé Van Vooren (1934)

Hispano-Suiza K6 Coupé Van Vooren (1934)

Hispano-Suiza K6 Coupé Van Vooren (1934)

Hispano-Suiza K6 Binder (1934)

Hispano-Suiza K6 Coupé de Ville Binder (1934)

Hispano-Suiza K6 Coupé de Ville Binder (1934)

Hispano-Suiza K6 Coupé de Ville Franay (1934)

Hispano-Suiza K6 Coupé de Ville Franay (1934)

Hispano-Suiza K6 Berlina Van Vooren (1934)

Hispano-Suiza K6 Berlina Van Vooren (1934)

Hispano-Suiza K6 Coupé Binder (1935)

Hispano-Suiza K6 Coupé Binder (1935)

Hispano-Suiza K6 Cabriolet Fiol (1935)

Hispano-Suiza K6 Cabriolet Fiol (1935)

Hispano-Suiza K6 Berlina Letourneur et Marchand (1935)

Hispano-Suiza K6 Berlina Letourneur et Marchand (1935)

Hispano-Suiza K6 Cabriolet Letourneur et Marchand (1935)

Hispano-Suiza K6 Cabriolet Letourneur et Marchand (1935)

Hispano-Suiza K6 Cabriolet Saoutchik (1935)

Hispano-Suiza K6 Cabriolet Saoutchik (1935)

Hispano-Suiza K6 Cabriolet Kellner (1935)

Hispano-Suiza K6 Cabriolet Kellner (1935)

Hispano-Suiza K6 Berlina Van Vooren (1935)

Hispano-Suiza K6 Berlina Van Vooren (1935)

Hispano-Suiza K6 Cabriolet Fernández & Darrin (1935)

Hispano-Suiza K6 Cabriolet Fernández & Darrin (1935)

Hispano-Suiza K6 Cabriolet Brandone (1935)

Hispano-Suiza K6 Cabriolet Brandone (1935)

Hispano-Suiza K6 Convertible Van Vooren (1935)

Hispano-Suiza K6 Convertible Van Vooren (1935)

Hispano-Suiza K6 Cabriolet Pourtout (1936)

Hispano-Suiza K6 Cabriolet Pourtout (1936)

Hispano-Suiza K6 Berlina Van Vooren (1936)

Hispano-Suiza K6 Berlina Van Vooren (1936)

El automóvil de las siguientes imágenes forma parte de las últimas series fabricadas, diferenciable por su cuadro de instrumentos Jaeger de forma cuadrada, actualmente pertenece a la Colección Miguel de la Vía (CMV) en el Museo Torre de Loizaga en Vizcaya.

Hispano-Suiza K6 Berlina Van Vooren (1936)

Hispano-Suiza K6 Berlina Van Vooren (1936)

Hispano-Suiza K6 Berlina Van Vooren (1936)

Hispano-Suiza K6 Cabriolet Fernández&Darrin (1937)

Hispano-Suiza K6 Cabriolet Fernández&Darrin (1937)

Hispano-Suiza K6 Coach Mouette Chapron (1937)

Hispano-Suiza K6 Coach Mouette Chapron (1937)

Hispano-Suiza K6 Coach Mouette Chapron (1937)

Hispano-Suiza K6 Cabriolet Van Vooren (1937)

Hispano-Suiza K6 Cabriolet Van Vooren (1937)

La Guerra Civil española y la Segunda Guerra Mundial, iniciada en 1939, ocasionaron gravísimos daños a las fábricas Hispano-Suiza. Las fábricas de París resultaron totalmente arrasadas por sabotajes y bombardeos, mientras en España, a las difíciles condiciones de la posguerra se sumó la falta del gran líder Damián Mateu, fallecido de una rápida enfermedad en 1935. Todo ello, unido a complejas situaciones empresariales, provocó el final de la fabricación de estos espléndidos automóviles.

En 1946, La Hispano Suiza, S. A., entabló negociaciones con el Instituto Nacional de Industria, con bases que permitieron la integración de sus instalaciones con todas las actividades de la rama de automoción y fabricación de motores de aviación y secciones especiales de armamento de la veterana firma, de todo lo cual se hizo cargo la novel Empresa Nacional de Autocamiones, S.A. -ENASA- que pasó a ser la entidad constructora del Pegaso.

APORTACIONES TECNICAS

Al margen de la fabricación de automóviles, motores, armamento..., una de las fuentes de ingresos era la cesión de sus propias patentes.

En 1904 ya utilizó el sistema de motor y caja de cambios en monobloque, así como el sistema de engrase por medio de bomba.

La empresa Hispano-Suiza, de su gran experiencia en la Primera Guerra Mundial, adoptó el empleo de aleaciones ligeras en la fabricación de motores Birkigt de aviación.

A dicha fábrica se le debe la aplicación del compresor centrífugo al vehículo español, puesto que en 1911, Marc Birkigt realizó ensayos muy satisfactorios, aplicándolos a un motor de cuatro cilindros. El escaso tiempo de que disponía y el posterior cambio de reglamento de las carreras frustraron aquella tentativa.

El árbol de levas en cabeza es conocido en la marca desde 1912.

El primer servofreno del mundo aplicado a las cuatro ruedas fue patentado por Hispano-Suiza en 1919.

El diseño de las cámaras de explosión de sus motores era realmente excepcional y las bielas de tubo, huecas en forma de T, ligeras y robustas.

PREVIO   SIGUIENTE