EL TIPO H6C

Los primeros T-56 comenzaron a fabricarse en la factoría francesa de Bois-Colombes, y salieron al mercado a partir de 1924, siendo más conocidos por H6C ó 46 CV. Los T-56, que cubicaban 8 litros (7.982 cc) fueron los más grandes de la gama H6, y en realidad resultaron de incrementar en 10 mm el diámetro de pistones de los T-46, por lo que exceptuando los motores, tenían idénticos el resto de los órganos mecánicos y bastidores.

Uno de los primeros coches de esta serie se hizo legendario por su carrocería absolutamente especial, forrado de madera contrachapada de tulipero (árbol del este de EEUU, conocido también como álamo amarillo, se usa mucho en ebanistería y otros trabajos de carpintería).En 1924, el H6C Torpedo "Tulipwood" fue encargado por André Dubonnet que, a la edad de 26 años, era un consumado piloto de aviones y coches de carreras. Su familia tenía una fortuna gracias a los aperitivos y coñac que tienen su nombre. Dubonet contrató a la Compaía de Aviación Nieuport una carrocería ligera apropiada para carreras y turismo. Dubonnet especificó que la carrocería no tenía que pesar más de 100 libras (45,3 Kg). Los artesanos de la Nieuport realizaron una estructura de costillas de madera cubiertas con chapa de madera remachadas entre sí. El conjunto fue sellado, pulido y barnizado.

Dubonnet consiguió situar a este coche en el séptimo puesto de la Targa Florio de 1924 en Sicilia (Italia).

En aquella época llevaba guardabarros de metal para el uso diario. El coche fue llevado a Inglaterra años más tarde y en la década de 1940, tenía guardabarros tipo motocicleta que conservó los siguientes 15 años. En 1959, el coche fue restaurado por el entonces propietario Gerald Albertini y se le instalaron los guardabarros de madera actuales. Y se llevó a cabo el recubrimiento de cobre de las ruedas y salpicadero.

Hispano-Suiza H6C Nieuport (1924)

Hispano-Suiza H6C Nieuport (1924)

Hispano-Suiza H6C Coupé de Ville Saoutchik (1924)

Hispano-Suiza H6C Coupé de Ville Saoutchik (1924)

Hispano-Suiza H6C Torpedo Binder (1924)

Hispano-Suiza H6C Torpedo Binder (1924)

El modelo del siguiente dibujo es de chasis corto, tiene la carrocería construida con el sistema Weymann, tipo de carocería que utiliza materialses absorbentes de vibración en las uniones y está forrada con una piel sintética. Este coche ha sido restaurado por Francesc Palau.

Hispano-Suiza H6C Coupé Coopers of Putney (1924)

Hispano-Suiza H6C Coupé Coopers of Putney (1924)

Hispano-Suiza H6C Coupé Coopers of Putney (1924)

Hispano-Suiza H6C Coupé Van Vooren (1927)

Hispano-Suiza H6C Coupé Van Vooren (1927)

Hispano-Suiza H6C Drophead Coupé Thrupp&Maberly (1927)

Hispano-Suiza H6C Drophead Coupé Thrupp&Maberly (1927)

Hispano-Suiza H6C Boat-tail Roadster Kellner (1928)

Hispano-Suiza H6C Boat-tail Roadster Kellner (1928)

Hispano-Suiza H6C Convertible Sedán Hibbard&Darrin (1928)

Hispano-Suiza H6C Convertible Sedán Hibbard&Darrin (1928)

Hispano-Suiza H6C Coupé de Ville Gallé (1930)

Hispano-Suiza H6C Coupé de Ville Gallé (1930)

Hispano-Suiza H6C Coupé de Ville Saoutchik (1931)

Hispano-Suiza H6C Coupé de Ville Saoutchik (1931)

Hispano-Suiza H6C Coupé de Ville Saoutchik (1931)

EL TIPO 56 BIS

En 1928 se rediseña el bloque motor del H6B y H6C adquiriendo el apelativo de Bis. La mejoras más destacables están en la modificación de las camisas para que estuvieran en contacto directo con el líquido de refrigeración (camisas húmedas) y el empleo de acero nitrurado en los cigüeñales, consiguiendo que su gran resistencia se elevara todavía más.

El modelo del siguiente dibujo es uno de los primeros ejemplares del modelo H6C Bis o también conocido como T-56 Bis, que salió de la fábrica parisina de Bois Colombes y fue estrenado por el importador de Hispano-Suiza en Estados Unidos: Clarke D. Pease. La carrocería tipo Limousina Sport es obra de Hibbard&Darrin y combina elegancia y deportividad gracias al techo de falso cabiolet y sus dos ruedas de repuesto traseras.

Hispano-Suiza H6C Bis Limousine Sport Hibbard&Darrin (1928)

Hispano-Suiza H6C Bis Limousine Sport Hibbard&Darrin (1928)

Hispano-Suiza H6C Bis Limousine Sport Hibbard&Darrin (1928)

La presentación oficial de los T-56 Bis o H6C Bis se efectuó en las Exposiciones Universales de Barcelona y Sevilla de 1929, donde la Hispano-Suiza había construido sus propios pabellones. El rey Alfonso XIII visitó la exposición de Barcelona y tuvo ocasión de conocer el nuevo modelo, atendido por el presidente de la sociedad Damián Mateu.

El Hispano-Suiza T-56 Bis fue la máxima expresión de la marca en su producción española. Por su gran porte y elevado precio, fueron coches eminentemente representativos, llegando a constituir el medio de transporte de los más significados personajes de la época; desde el presidente de la República, Niceto Alcalá Zamora, el general Primo de Rivera, Manuel Azaña, Francisco Maciá y toda una serie de figuras políticas y sociales. Los periodistas del motor lo calificaron en su día como el auto de serie más rápido y elástico de toda la producción mundial.

Hispano-Suiza T-56 Bis Coupé de Ville (1929)

Hispano-Suiza T-56 Bis Coupé de Ville (1929)

Hispano-Suiza T-56 Bis Convertible Labourdette (1932)

Hispano-Suiza H6C Bis Convertible Labourdette (1932)

DUBONNET XENIA

Dubonnet, apasionado deportista del automóvil, llevaba un apellido muy popular en la Francia de los años 30, gracias a la famosa marca de vermut que fundara su abuelo. Los aperitivos Dubonnet además de traer la fama para esa familia les convirtió en una de las mayores fortunas de París.

El aristócrata piloto Dubonnet no sólo había conducido en varias carreras francesas en los años 30, sino que también se había interesado en la tecnología. El conocía el estado de las carreteras francesas, y disponía de financiación cuando conoció la suspensión independiente del inventor Gustave Chedru. Trabajaron en equipo para construir un chasis ligero y resistente a principio de los años 30 con una suspensión que utilizaba cilindros hidráulicos ajustables para cualquier condición de la carretera, emplearon un potente motor de 8 litros Hispano-Suiza, entonces mostraron el chasis y el motor a los fabricantes. La patente fue adquirida por Fiat, GM, Alfa Romeo, Delahaye y otros que incorporaron a sus vehículos una versión simplificada de la misma.

Hispano-Suiza H6C Coupé Dubonnet Xenia (1938)

Hispano-Suiza H6C Coupé Dubonnet Xenia (1938)

Hispano-Suiza H6C Coupé Dubonnet Xenia (1938)

En 1938 Dubonnet contrató con Saoutchik la carrocería para su chasis como un automóvil de ensueño, una rejilla radial con una estructura de 12 barras envuelven el aerodinámico capó, mientras que los parachoques llevan los faros integrados. Las imponentes ruedas delanteras van cubiertas con unos discos. La parte central inspirada en los aviones lleva un parabrisas curvado al igual que las ventanillas laterales de las puertas que se abren deslizándose hacia atrás como en una moderna furgoneta, dejando en el techo un fino pilar central. La parte de atrás lleva cubiertas totalmente las ruedas y acaba en forma puntiaguda, donde una pequeña puerta oculta el maletero equipado con maletas a medida. En el interior se encuentran dos asientos delanteros tipo bucket, un pequeño asiento trasero, y en el frontal destaca el velocímetro decorado Art Deco que llega hasta 200 Km/h situado en el centro entre dos indicadores de menor tamaño.

En el año 2000 ganó el premio al automóvil cerrado más elegante en el concurso de Pebble Beach. Actualmente se puede visitar en el Mullin Automotive Museum en Oxnard, California. 

Hispano-Suiza H6C Coupé Dubonnet Xenia (1938)

Hispano-Suiza H6C Coupé Dubonnet Xenia (1938)

Hispano-Suiza H6C Coupé Dubonnet Xenia (1938)

ENLACES:

PREVIO   SIGUIENTE